viernes, 16 de febrero de 2018

Historia de amores imposibles.



Siéntate cerca de mí,
y déjame que te diga algo;
Susurrando, despacio,
antes que las temperaturas vuelvan a bajar
 y el dolor que nace en mi pecho
queme más de lo normal
y pierda la fe.

Acércate aquí a mi lado,
quédate conmigo,
Bien cerca, descalzos.
Abrígame con tu luz, protégeme del frío.
 Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que hablamos,
tal vez demasiado
desde que nos sinceramos
sobre los errores del pasado.
Te miro y busco a donde fue,
todo lo que nos envolvió.
Hoy vengo para ver si los desterramos.


Regálame un segundo de tu brillo
Como aquella noche en San Sebastián,
Cuando aún éramos chiquillos.
No fue un día más, fue un beso, no más.
Llegaste en forma de “only you”
y lo disfrazamos en una endeble historia de amor.
No recuerdo bien, si fue jueves, verano o enero
pero sí que se abrieron las ventanas de la soledad
y en silencio aprendí la forma de ver el jazz.

Regálame un trocito de cielo,
antes que el destino nos dibuje mapas diferentes
y se apaguen las estrellas.
Cobíjame de los sueños que despiertan
 al otro lado de la alambrada,
desde el lado triste de la almohada.


Regálame una mirada e incendia la pasión,
arrasa la noche hasta que salga el Sol.
Derrite mi alma,
derrite mi paz,
no te vayas lejos que ya te dejé marchar
en cada parpadeo del amanecer.

Regálame un segundo el tacto de tu piel,
dame una caricia
que me enseñe a sentir la libertad de la desnudez.
Sácame de la oscuridad
con aquellas palabras que escribiste para creer.
No permitas que se rompa el hechizo
no permitas que me lastime otra vez,
no quiero volver a caer.

Luna, tu que bailas entre estrellas
e iluminas los sueños de millones de secretos.
Quédate a mi lado mientras el tiempo hoy lo permita.
Haz que el mundo se detenga por una vez.
No me tengas lástima, solo dame guerra.

Tú, testigo de anónimos vulnerables que se desatan en un carnaval de sabanas de pasión.
Jugando en tu playa, donde mar y caricias suspiran juntos en una intersección de placer.
Silencia las voces, ¿Puedes tú escuchar el latido de mi corazón?.

Alumbra el horizonte y escápate conmigo
Sabes que estoy loco por besarte
Solo hago que contar los días
Solo hago que restar kilómetros
Abro las ventanas, saco los fantasmas,
Sino estamos destinados a encontrarnos
Ni te gires a despedirte, prosigue tu camino
Pero no olvides al salir
de apagar la voz
 de una historia de amores imposibles.

Feliz día , disfruta de la música de

           Calum Scott - You are the reason


                               

miércoles, 7 de febrero de 2018

Y TÚ, NO ME VES



Estás otra vez con lo mismo,
sigo sin saber si realmente tú me quieres
o si solo he sido protagonista de un cuento de inocentes y cobardes,
en pleno mes de noviembre.

Aun no lo sé.
Dímelo ya de una vez.
Sigo sin saber si tú lo sientes,
si se ha hecho tarde ya
o no estás para nadie.

La lluvia cae sobre mi rostro,
empapando los recuerdos a tiempo perdido.
Por las calles de París,
solo, sin ti a mi lado.
Recordando los días en que estábamos juntos.

Las viejas ilusiones, las mismas peleas y el coraje de aquel niño
metidos en una maleta,
sin lunas ni boletos.
Pisando las huellas que locos y cuerdos
trazan borrachos entre luces de neón.
Estrellas fugaces que alumbran
a gritos mi corazón,
los sueños, recién pintados, para el nuevo día que dejó de andar.
A falta de una decisión afín que nos lleve a la eternidad.

Cae la lluvia, cae la duda,
Y AUN NO LO SÉ.
Dímelo ya de una vez.
Herido por dentro
sigo sin saber si tú lo sientes,
si se ha hecho tarde ya
O no estás para nadie.

Salpicando los charcos,
esperando en la esquina,
aquella que nos vio alguna vez; jugar, besar y llorar.
Hoy, de noche,
teléfono en mano, en una calle de París.
Mientras,a lo lejos, te veo apagar la luz
como historia pasada.
Para nunca más volver
sin un para siempre.
Y tú, no me ves.


                                  

jueves, 11 de enero de 2018

Tocando las estrellas




Tal vez mañana no salga el sol,
pero esta noche nosotros tocaremos las estrellas.
Sin renunciar a nada de lo que somos,
cosiendo las cicatrices
con los hilos de los sueños,
disfrazando el temor por deseo
y bordando la rutina en recuerdos.

Tal vez mañana no salga el sol,
pero esta noche nosotros encederemos las estrellas.
Sintiendo caer el polvo
por el rostro,
respirando el anhelo que nos ofrece la soledad
sin temores ni candados.

 Tal vez mañana no saldrá el Sol,
pero esta noche,
estaré sentado en el borde del infierno, esperándote.
Conteniendo la respiración
contemplando la cara bella de la luna
al recordar 
la cálida voz de los versos de tus labios,
que me deja sin aliento.

Tal vez mañana y tal vez no
pero, no me cansaré,
de rogarle a la vida, una oportunidad.
en tirar los dados al aire
para que salga el par de corazones
Que nos junte a los dos.

Tal vez, 
pero esta noche nosotros dejaremos una huella en el espacio.
con las luces apagadas
lejos en el tiempo.
cerca del ombligo
buscando refugio 
en las trincheras del amor
con las cartas marcadas,
para ser completamente nuestros.

Tal vez mañana no salga el Sol,
 pero esta noche nosotros sonreiremos a la vida.
Sin renunciar a nada de lo que somos..
tu aquí y yo ahí, estremeciendo a las estrellas.


                            

miércoles, 3 de enero de 2018

Quédate




Quédate por el lado de la vida
donde preparo el café caliente,
 donde derramo el azúcar
 para dar coraje a la suerte.

Quédate
curando las heridas de las mil guerras perdidas
en las trincheras de aquellas besos que nos ideamos
allá a lo lejos.

Guárdame un rincón en el borde de tu sonrisa
justo en La zona de confort donde me columpio cada anochecer
para abrazar la lluvia de tus risas.

Corre, sin renunciar a nada
aprende a perder
Sin dar jamás la espalda.
No esperes que se pare el tiempo
Enciende la lámpara de la vida.
Apaga los miedos sin salida.
Finje que sabes de lo que te hablo.

Ponte delante del camino donde se divide lo fuerte y lo débil.
Descalzo,allá donde reculan los pasos llenos de recuerdos que no dejan huellas al pisar
Al oeste de tu corazón al este de mi sin razón.
Donde la torpeza se sienta junto a ti
Para mirarte a los ojos
con esperanza, riéndose de ti
al borde de los sentidos en el que no suman si nos ven
ni restan si nadie nos escucha.

Quédate bailando en las líneas de la mano
En el precipicio del ayer,
Mientras esperas al destino despertar
de su eterno letargo.

Sueña aquí en silencio
en el borde de mi mente
 Rompiendo el sonido del recuerdo.
Abrazando tus virtudes
Olvidando aquellos miedos
con aroma a
Fantasmas del pasado,
rodando por el suelo.

No te despidas…
Quédate y déjame decírtelo
A la cara, al oído y con el taxímetro a cero
Fingiendo que sabes de lo que te hablo
Sin que alces el vuelo como una mariposa.

Empieza el día con la voz de Michelle Pfeiffer dando calidez a la banda sonora de  "Asesinato en el Orient Express", la nueva versión cinematográfica de la novela cumbre de Agatha Christie.

                 

sábado, 23 de septiembre de 2017

FUNAMBULISTA DEL ESPACIO


En mis sueños, escribo lo que siento de verdad. Me descuelgo de la vida: vuelo, navego, camino libre con fe ciega por la senda de la pasión. Soy Funambulista de quimeras y caballero del amor.  Llevo escrito en la piel la lluvia del deseo, y el destello de la libertad. Llevo tatuada la audacia de cada una de mis aventuras, un poco de Sara, una pizca de Michelle, un pellizco de Silvia y una gota de Raquel, coloreada con el calor de las estrellas fugaces que exaltan el alambre por la que atraviesan las ilusiones más desconcertantes.  
Al paso que se iluminan las estrellas… Dejo la tristeza atrás, a espaldas de la noche para no renunciar a los imposibles. Los juramentos y promesas que un día pinté de color amarillo en el área de servicio de la vieja melodía del tic tac del reloj de mis convulsas locuras y que ahora andan perdidas en el espacio. Señales que pisé hace tiempo y que el tiempo se llevó.
No hables, no grites, no toques, no rompas el hechizo, no alteres la zona de confort, apaga la luz, enciende la mente. ¿Escuchas el silencio? ¿Quién recordará este momento cuando haya pasado?
En mis Sueños fantaseo en colocar una escalera que me suba a lo más alto, más allá de las estrellas junto a la luna y mirarte a lo lejos sonreír mientras duermes. Ataviado como un astronauta intrépido en busca de todas las posibles variantes de trucos, que salen del coraje, para salvar cada una de las quimeras que se dilapidaron con el paso del tiempo y que derramé en la cama a plena luz de la noche entre las cuatro paredes de la habitación de un motel. Aturdido, sin oxígeno, sin equilibrio soy la sombra superflua del trapecista deambulando entre sueños en blanco y negro que dejó escapar una noche en plena caída de calendario entre la espuma de mar con la única ambición de rescatarlas un 14 de febrero por san Valentín. 

En mis sueños, estoy en la luna, en su punto final, en el precipicio más cobarde, asomando mis pies frente al universo, con valentía, riendo donde yo ya lloré, sin miedo a flotar a por cada ilusión y ensueño perdido en un vacío de luces y sombras. Se va acabando el aire, se va acabando el tiempo. Una sola pregunta, llegado a este punto, pasa temblorosa por mi mente: ¿Lanzarme o no lanzarme a por esos despertarse que se quedaron en sueños e ilusiones flotando en el gran cosmos de temores y silencios?

Desde la distancia, desde lo más alto y luminoso del precipicio a la vuelta del final del horizonte, allá donde conspira la luz de las estrellas con el azul celeste, el silencio de los gritos recorren las utopías más asombrosas con ansias de sentir la eternidad en un solo instante. Observo la tierra, advierto Saturno con un sabor amargo y roto. Elevo los brazos, doy un paso adelante y floto.
 Misión: recoger y devolver todos esos pensamientos positivos que a lo largo del tiempo hemos ido concibiendo a su lugar correcto, a su lugar de procedencia: A NOSOTROS. A nuestra valentía más salvaje e irracional.  ¿Quién recordará esto cuando haya pasado?
                       

sábado, 2 de septiembre de 2017

Aquellos pequeños detalles a remover antes de que llegue el fin...



Una foto en blanco y negro, un recuerdo tatuado en la sexta avenida del desván de los sentidos. El sonido acompasado y asonante de la lluvia contra el vidrio. Un soplo de aire fresco embriagador, con olor a hierba mojada que nos transporta a la húmeda libertad de la soledad. Un despacito, pero con buena letra, un crono por parar, un cromo por enganchar. Tu primer gol, tu primera birra, el destino en el punto de penalti, la primera lágrima temblando en clave voz. Ese olor a palomitas, esa sala de cine con olor a diversión, esa piedra en el zapato, ese agradable descuido guardado en la maleta. Mil caídas sin llorar, otros tantos moretones que maquillar, una conciencia sin razón, las risas entre amigos por compartir, tu eterna niñez que nunca olvidarás.
                Perdido volando en los bares, volando perdido a Barcelona. Botellas rotas en el bar del hotel, bebiendo el dulce dolor que malgastaste, apostando al rojo aquello que nunca fue. A ciegas, a escondidas, a contracorriente cruzando el bolero del miedo y el placer. El olor a café recién preparado, mientras contemplas el vehemente vaivén de los relámpagos, tras el cristal. 1 trébol con 4 hojas en la parada de la suerte, 2 versos de rosas rojas para sentir mariposas, 3 deseos tirados al aire en busca de un soñador, 7 vidas por vivir, 1 condena por cumplir, 4 canciones por bailar: Jackson, Lennon, Presley y Mercury que nos lleven al cielo - ¡AMÉN!- 1000 pelos erizados, la piel de gallina. Todo número es cero ante el infinito.

     
Un rincón en el olvido, un pedazo del cuento, la magia de Víctor Hugo, la locura de Cervantes, la tragedia de Shakespeare, un borrón y cuenta nueva, al ver las cicatrices de la vida pasar. La hermosa silueta de la luna llena, desnuda, arropando los sueños de su gente vigilada por millones de quimeras en forma de estrellas. Un lugar para valientes, una causa perdida, la ciudad dormida a nuestros pies. Aquella primera chica, aquel primer palpitar. Tú, vestido de Romeo, ese incómodo sudor, esa injusta derrota que no logras entender, esa recordada victoria por relatar. Ella, dibujada de Julieta, tan bella como refrescante, ese cosquilleo, las pupilas dilatadas con olor a para siempre, ese beso, aquel beso, EL BESO.

                Una sonrisa sincera, un aliento de coraje, un guiño espontáneo y un abrazo inesperado. Un nervio, un motivo, un latido, que dibujan la esencia del brillo de tu estrella. El valor de las palabras oportunas, el “caliu” de su significado, un gesto con sentido, un sin sentido de momentos, una nota de amor con sabor a DO, RE MI, FA SOL, LA, SI DO…y decir “T´estimo”, “I love you” o “je t' aime” con una firme mirada comprometida. Una cómplice mirada, una mirada insensata, una sensata mirada retraída, todas las miradas a la vez... un miope que las mira mientras lo vuelves loco al beber. 


Un brindis, un gesto, una promesa por cumplir, un bostezo, esos pequeños detalles que nunca llegan a su fin. Leyendas que suman, boleros que conmueven, historias de amor que nunca terminan, las hojas del calendario que caen cautamente como otoño en primavera en nuestro barco de papel. Un silencio, ¡Shhh!, un mar profundo de silencio. Un escrito para que te lleves los recuerdos que escribí en lo profundo del océano antes de naufragar.

                Una sobria borrachera, la vida en punto de retorno. Un tic tac, un ring,  Un despertar.

                      


viernes, 18 de agosto de 2017

ODA A BARCELONA: T´ESTIMO BCN





Amo Barcelona, no sólo porque me vio nacer, dar los primeros pasos y crecer.  Éramos chiquitos cuando nos enamoramos y supe que debía tenerte. ¡Estábamos predestinados!. Amo Barcelona por Mediterránea, por fresca y cultural... Juntos las barreras no son nada.

Amo Barcelona porque es indomable en tiempos de amor y enérgica en tiempos de dolor, nadie ni nada impedirá mostrar la energía de tu CORAZÓN, tu libertad y magia. Cuando te miro a los ojos, la conexión es total, me derrito tan solo al verte por cada rincón de las calles de Ciutat Vella al Eixample, me sobran las palabras para decirte que te quiero.  Late mi corazón por ti.


Amo Barcelona, aunque tú no lo hicieras, porque tus caminos siempre me llevan a ti. Se te conoce en el mundo entero por tu "seny, rauxa" y compromiso social. No tienes miedo a sentir. Tienes por bandera la música, la arquitectura y las artes escénicas. Siempre radiante, deportiva, vestida tanto de azulgrana como blanquiazul, toda una explosión de pasión y color. Y es ese colorido el tatuaje que dejas en el recuerdo de cada persona que pisa tu suelo, llevando tu nombre por todo el mundo. 



Nunca cierras la puerta a nadie, eres confidente de nuestros secretos. Te arreglas para cautivarnos con las suaves siluetas de Gaudí, nos hechizas con el colorido de Miró, tocándonos la fibra con las letras de Serrat mientras alumbras cada uno de los sueños de todos nosotros como sólo lo haces tú.  Elegante de día, coqueta de noche. Me haces sentir despierto, me haces respirar, aprecio el calor de tus abrazos cuando cae la tempestad en plena frialdad. Recordaré los primeros besos en cada  amanecer y contemplaré melancólico la tranquilidad de tu anochecer cuando velas por nuestros sueños. Cuando salen las estrellas al horizonte de izquierda a derecha, de enero a diciembre, buscando mi destino nunca me siento a solas, sé que te tengo a ti. A mi lado. Uniéndose nuestro querer.

Orgulloso de  tu encanto, tus olores y tu esencia. No importa donde vaya, Siempre a tu lado estaré Barcelona, en cada camino, aunque no estés, estando lejos o cerca latiendo fuerte contigo, sin temor, sin arrugarnos, bien unidos. Amo tu mar de solidaridad, la luz de tu alegría cuando luces bella del mismo modo que me estremeces cuando lloras entristecida inundada de lágrimas. Admiro tu ritmo, respeto tus silencios me fascinan tus montañas y lo cosmopolita que se te ve. ¡Cómo no voy admirarte Barcelona!. Orgulloso del hechizo de su gente, de cada  una de ellas y de su humanidad ¡Cómo olvidarte!

Hoy no es una noche más al lado del mar, 15 vidas se apagan hoy, 15 vidas que iluminarán la ciudad para la eternidad, 15 estrellas que brillarán el cielo de mi ciudad, que nos guiarán. Y ¡No! No acabarán con nuestra libertad. Viviremos hoy, mañana y siempre sin miedo, soñando por la PAZ.

Me atrapas cuando me dices "t'estimo",  me enamoras cuando dices “te necesito”. Me ganas cuando en días oscuros como hoy lloras de rabia, de pena en silencio por los tuyos y por los turistas que vienen a fotografiarse a tu lado. ¡No entiendes nada! Nosotros tampoco… Pero, no nos tumbarán ni a ti, ni a Madrid, Paris, Londres, Bruselas, Niza... Seguiremos en pie, seguiremos paseando por las calles, seguiremos libres con el alma unida de manera serena con los nuestros. Seguiremos dejando huella. Caminando firmes sin escondernos en nuestros hogares.



AMO a su gente porque no nos asustaremos ante injusticias. Es tiempo de recordar, de dejar todo y salir a la calle, a vivir y gozar en Gràcia, Les Corts, las Ramblas o el Tibidabo.  Gritaremos VIDA, PAZ y AMOR, bien fuerte al unísono cómo grito de esperanza. Todo mi sentir a cada una de las víctimas. Siempre os recordaremos, congelando el tiempo para que perduréis en nuestra historia. Aunque nos hieran seremos fuertes, dejaremos atrás los miedos de los fantasmas. Podrán dejarnos sin aliento pero no dejaremos de respirar.  RIP
#Barcelona #bcn #Barcelona #city #Barcelonatestimo